«

»

Feb 14 2014

El Málaga y la Champions

Con el paso del tiempo se ve todo desde una perspectiva más distante, serena y objetiva. La trayectoria del Málaga C.F. por la Champions League en la temporada 2012-13 es posible que sea el mejor debut en la historia de la competición.

Nuestro primer rival, el Panathinaikos, un histórico de las competiciones europeas nos hacía pensar que acceder a la liguilla de campeones no sería fácil. Como cuarto clasificado en la liga, teníamos que ganarnos el derecho a jugar la fase de grupos. Tras la victoria por 2 a 0 en la Rosaleda, viajamos con todas las ilusiones a Grecia. El infierno griego no nos amilanó y con un empate a 0 conseguimos entrar en la Liga de Campeones.

Por primera vez se iba a escuchar el himno de la Champions en el estadio de Martiricos. Ese himno que año tras año hace que a los seguidores del fútbol se nos ponga los vellos de punta. Y vivirlo en directo casi te provoca un éxtasis.

champions-league11

Nuestro grupo: el A.C. Milán, Zenit de San Petersburgo y Anderletch. Uno de los grandes, un equipo en auge gracias a los grandes inversores rusos y un equipo más normalito pero para nosotros igual de importante.

Tres primeros partidos y tres victorias. En la Rosaleda tumbamos a Zenit y Milán y victoria en Anderletch. Con un juego espléndido el Málaga deslumbró y nos hizo vibrar y disfrutar de cada partido. Con 9 puntos y con el pase a la siguiente fase bastante encarrilado, sendos empates en la segunda vuelta de la liguilla nos llevó a la cifra de 12 puntos y a ser primeros de grupo. Primer hito histórico. Pocos equipos en su primera participación en la fase de liguilla consiguen pasar de ronda, menos hacer 12 puntos y creo que casi ninguno acabar como primero de grupo.

Como el Málaga no es un equipo de los grandes se pudo escuchar de todo: desde grandes elogios hasta otras voces discordantes que decian que el grupo no era tan difícil con un flojo Anderletch, un sobrevalorado Zenit y un Milán repleto de jubilados que estaba para el arrastre.

Estos mismos que, varios meses después, revivieron al Milán tras ganar por 2 a 0 al Barcelona en San Siro. Milagrosamente ya no era un equipo de jubilados: ahora mezclaba la veteranía de grandes jugadores con la juventud de otras grandes estrellas como Robinho, El Shaarawy o Boateng. ¡A mí me pareció verlos jugar cuando empatamos a uno en Milán!

Estábamos en octavos de final y el bombo nos deparó un enfrentamiento contra el Oporto. Primera derrota en la competición en el estadio de Do Dragao. Parecía que de nuevo un equipo portugués se interpondría en el camino malaguista como lo hizo el Boavista en los cuartos de final de la Copa de la UEFA 02-03. Pero la Rosaleda se había convertido en un fortín y conseguimos doblegar al equipo luso ganando por 2 a 0 dándole la vuelta al gol conseguido por ellos en la ida.

En cuartos de final nos aguardaba el Borussia Dortmund. El 0-0 de la ida en la Rosaleda no era el mejor resultado pero al menos nos daba la ventaja de que si marcábamos un gol el empate nos beneficiaría. Y nos presentamos en Dortmund con la ilusión de seguir haciendo historia. El gol de Joaquín nos hacía tocar las estrellas pero el empate antes de finalizar la primera parte nos volvía a la tierra. En la segunda parte un gol creo que en fuera de juego de Eliseu nos devolvía la ventaja en el marcador. Por delante 8 minutos más el descuento y ellos tenían que marcar dos goles.

Aquí es cuando empezó nuestro calvario. En mi opinión no nos echó el fallo arbitral en el gol de Santana, sino que nos eliminó el abandonar el estilo de juego que nos había llevado a ese punto. Encerrarnos atrás y esperarlos fue el principio del fin. A lo mejor nos merecíamos no pasar de ronda, pero que ocurriese de una forma tan cruel no era de recibo.

Pasado el tiempo vemos con orgullo el paso de nuestro equipo por Europa. Nos queda en el recuerdo una gran gesta donde un gol en el último suspiro nos eliminó de forma injusta. Y para mí esa sensación es mucho mejor que haber sido eliminados haciendo un mal partido y siendo goleados. Y me sentí mucho mejor cuando el destino le devolvió la moneda al Borussia en la final con el gol de Robben a dos minutos de finalizar el partido.

Una decisión de la UEFA sin precedentes no ha permitido que este año estemos jugando la copa de la UEFA, la cual nos merecimos jugar sobre los terrenos de juego. Decisión polémica que ya tocaré en otro post.

Volver a jugar la Champions será muy complicado y repetir una participación así algo casi imposible. Este año la Real Sociedad no ha conseguido pasar la fase de liguilla. La Real esta haciendo una buena temporada y esto nos da una idea de que fue HISTÓRICO lo que vivimos el año pasado.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
×
¿Podemos ayudarte?
A %d blogueros les gusta esto: