«

Abr 18 2018

Cómo tomarse un descenso – reflexiones malaguistas

Ahí va un hilo sobre cómo creo que hay que tomarse un descenso del equipo de tu alma.

Hace muchos años, allá por 1990, empezé a seguir a un equipo que se llamaba CD Málaga. Me llevaban amigos con abono o equipos de fútbol base como Los Girasoles. Me entretenía pero no le pillaba el punto y sobre todo no salía mucho en prensa y radio como otros.

En 1992 me fui al servicio militar y en diciembre me destinaron a Madrid, donde pasé un año. Hasta entonces Málaga y sus cosas me las tomaba tranquilas, pasando. En enero de 1994 llego a Málaga y todo cambia. Me empiezo a interesar por todo lo malaguita incluido el fútbol.

Los domingos tenía dos opciones: Pippers o Paladium. Un día me dejé arrastrar por amigos más mayores y fui a la Rosaleda de nuevo. Cemento en la grada, altavoz con verdiales en el calentamiento, pipas Kriss y un ascenso con su bono que parecía tickets de feria+camiseta de regalo.

Eran tiempos duros, pero poco a poco le fui cogiendo cariño. Un ascenso más y a segunda. En segunda ya estaba más que embichado. Mil desplazamientos, no me perdía un partido en casa, me involucré en las peñas malaguistas, ayudé a crear algunas, y llegó el ascenso soñado a primera.

Desde entonces, hablo desde tercera, hasta ahora hemos visto absolutamente de todo. Lo más grande (jugar la Champions) y lo más triste (la desaparición del club). Aunque para mí lo más grande es que este club aún exista con el escaso apoyo de toda su provincia y las instituciones.

Hemos visto todo tipo de presidentes, de jugadores, entrenadores, así como resouestas y actitudes de prensa y aficionados. De todo. Claro que los que no han vivido nada de eso pensarán que lo que les sucede es algo nuevo y nunca visto, o eso o lo dicen con maldad infinita.

Dicho todo este rollazo autobiográfico pensaréis ¿y a mí qué? Veréis. Yo antes no seguía al Málaga. Lo VIVÍA. Sufría. Si no podía ir a un partido me ponía malo. Cogía depresión con las derrotas o descensos. Mi vida giraba en torno al Málaga. No os podéis hacer una idea.

En 2010/11 me dio un ictus (microinfarto cerebral de origen migrañoso) y me tuvieron que ingresar en el Clínico. Mi única preocupación era que me dieran el alta pero no por nada ni por mi salud sino para pode ver el Málaga. Valiente gilipollas.

Desde entonces empecé a tomarme todo más tranquilo, aunque lo del Málaga me costaba más. Ya no por el equipo en sí, sino por la eterna lucha de siempre con el peor enemigo de este club: los propios malagueños, los que son de otros equipos y solo se acuerdan de él para rajar.

Será la edad, cuarentón ya. Twitter también me ha ayudado mucho. Ahora me lo tomo de otra manera. ¿Sufrir para qué? ¿No sufren quienes dirigen el club, ni su cuerpo técnico y jugadores que cobran todos por ello y voy a sufrir yo? Un mojón. Lo justo nada más, pero poco.

Me fastidia un descenso claro que sí, pero no es el fin del mundo, de mi mundo. Ni el de los jugadores que entre chupitos, copas de balón e Instagram se la pela y que no han vivido y sufrido una milésima parte de lo que yo ni muchos como yo. Y ellos están de paso, yo no.

Ni tampoco le duele a entrenadores o directivos incluidos propietarios que están aquí por unos colores, los del dinero, nada más y que cuando si no los echan cuando se cansen se irán. Yo no. Por eso os digo que no sufrais ni le deis más importancia de la que tiene un descenso.

El fútbol es como la vida, hay momentos buenos y malos. Te caes te levantas. Sigues adelante. Seguid. Tomárselo con humor, sí. Por eso no vais a querer menos a vuestro club. Peor es abandonarlo. Que no os amargue la existencia.

No merece la pena, total, a nadie le importa una puñetera mierda. Empezando por el club, que solo le importamos para abonarnos o comprar merchandaising. ¿Os tiene en cuenta para algo más? Cero. Ni los que están de paso: presidente, directiva, cuerpo técnico y jugadores.

No merece la pena sufrir. No es conformismo, es verlo de otra manera. Algunos es lo que quieren, veros jodidos, es lo que buscan interesadamente por su cruzada contra el actual propietario. Hablo de ese sector muy concreto y podrido de prensa, no todos, si la mayoría.

A esa gente les importa una puta mierda el club, ni estando super bien gestionado que no es el caso. Solo les interesa controlarlo para que se haga lo que a ellos les interese por su medio, nada más. Muchos no son ni malaguistas, son basura que trata de utilizar a la afición.

Si pudieran la mitad de la mitad de su empeño en ayudar y apoyar al club como el que ponen en tratar de dar una imagen terrible del mismo intentado siempre echar a su afición encima otro gallo cantaría. Pero vuelvo a repetirlo, el club verdaderamente les importa un mojón.

De las instituciones ni hablo. Cuando la Champions no les importaba hacer campañas de turismo o fotografiarse con el jeque. Para el palco y el catering también están. Poco más. De los malagueños poco que decir, la mayoría de la provincia del Madrid, Barça, Atleti, ect…

Disfrutad lo que hemos disfrutado. Y por el descenso ni preocuparos. De verdad, me duele decirlo pero es así: está provincia por cómo responde a su equipo no se merece un club ni en segunda. Puede que ni segunda B. Me jode por los aficionados fieles de toda la vida pero es así.

Así que si eres de los majaras que le jurasteis amor eterno a estos colores, vivido con tranquilidad, que no conformidad. No os preocupéis más de lo debido. No os dejéis utilizar por nadie, sed vosotros mismos. En Champions en tercera o ahora en segunda. No es plato agradable ¿Y?

Oye un descenso tras diez años en un club históricamente ascensor (sube y baja) que lo peor y normal no era que pudiera descender sino desaparecer… como para asustarme ahora. Y esto no es justificar el descenso o conformismo, es supervivencia, asimilarlo. Sino ¿me pego un tiro?

Ya ha salido alguno describiendo en su comicperiodico el peor panorama de todos los tiempos, cuando él y sus colegas se la mamaron hasta la tráquea a Roldán, Mendoza, Hierro, ect.. Somos un equipo, rememos todos juntos decían. Qué sinvergüenzas.

Lo dicho, sin justificar a un inepto presidente y su directiva a los que hay que pedir toda tipo de responsabilidad (pero los malaguistas, no reventaores o interesados) os digo que NO SUFRAIS. Vivid el Málaga como la vida, tranquilos, con sus momentos buenos y malos.

Recordad que lo que no nos mata nos hace más fuertes y que cuando se aprende a llorar por algo también se aprende a defenderlo. Dadle importancia pero la justa, la que nos dan a nosotros mismos. No hay más. Gracias por leerse está mierda y nos vemos en segunda o donde sea.

Publicado en twitter por 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
×
¿Podemos ayudarte?
A %d blogueros les gusta esto: